26 de abril de 2012

Como lágrimas en la lluvia


Vine a gritar y me pobló el silencio.
Del son, sólo fantasmas nuestras voces.

Pues todas las palabras:
las que un día cantamos,
aquellas que callamos,
las que nunca debimos haber dicho,
también las que escuchamos,
pensamos inventamos escribimos,
las que en algún otoño nos dañaron
y las que despertaron un lánguido suspiro,
las que pintaron una sonrisa en nuestros labios
y las que no dejaron ningún poso en nuestro espíritu;
y aun éstas que ahora escribo,
éstas que acaso estás leyendo,
también se perderán en los pliegues del tiempo.

Sólo seremos ecos,
provisionales ecos rebotando
hacia un sol extinguido.


De Por si mañana no amanece
Publicado en El cronista de la red, Misioletras y en el libro electrónico Camino al andar.

4 comentarios:

  1. Y sin embargo, mientras son provisionales, hasta las palabras que nunca dijimos seguimos oyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas son, tal vez, las que más perduran, las no dichas. Y no ya por las palabras en sí, sino por lo que, con su inexistencia, determinaron en nuestras vidas.

      Eliminar
  2. sergio

    universal poema
    porque cada uno en su historia, tiene persistiendo la memoria
    aún cuando se tenga control del nunca más
    pero las presencias aparecen con un timbre cualquiera
    y entonces disparan a la mente en los silencios, se pueblan,sí,y uno va rumiando ...
    es el efecto despedirse...como el agujero de ozono, conviene no provocarlo más...
    quizás llenarse de ruidos del afuera...

    muy buen trabajo desde las vísceras del personaje
    cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Mabel.
      Un abrazo.

      Eliminar

Bienvenid@ a este espacio.
Gracias por tu presencia y tu palabra.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...